¿IV o IIII? – TrndyGirls.com

¿IV o IIII?

Si te gustan los relojes y eres observador, posiblemente hayas visto alguno como los de las dos fotos, que en la posición de las 4 está representado por IV o por IIII. ¿Se debe a un error?¿Son ambas formas correctas?

En el colegio nos enseñaron que en el sistema de numeración romano el 4 era IV, producto de V situando I a su izquierda que restaba (5-1=4). ¿Entonces sólo debe ser correcta la esfera del reloj que indica IV? ¿Y el que contiene en la misma posición la expresión IIII?

Hay distintas explicaciones para este fenómeno, siendo éstas de carácter histórico, estético o práctico.

La estética se refiere a que los caracteres IIII crean una simetría visual con su opuesto en la esfera VIII de cuatro dígitos también, efecto que el IV no consigue.

Otra explicación dentro de la estética se refiere a la simetría: el símbolo I es el único que aparece en la primeras 4 horas, el V aparece en las siguientes 4 horas y el X en las últimas cuatro, otorgando una simetría que se vería alterada si se usara el IV.

Otra también dentro de la estética se refiere a un efecto de comodidad: IV es más difícil de leer dada su posición en la esfera al quedar casi boca abajo; confusión: el IV puede confundirse con el VI al estar ambos boca abajo. Un último aspecto económico: los números se fabricaban con moldes de cada número, pegándose luego a la esfera. Así se precisaba para un reloj: un molde con 4 X, un molde con 4 V y cinco con 4 I.

Entre las explicaciones históricas hay varias y vamos a relatar alguna.  En 1370 el relojero Henry de Vick recibe el encargo de realizar un reloj para ser emplazado en el Palacio Real de Francia (La Conciergerie o Palais de la Cité). Carlos V recrimina al relojero que haya representado el 4 con un IV. El relojero le indica al monarca que es así como se escribe, a lo que Carlos V le responde: «El rey nunca se equivoca» (por algo era apodado El Sabio). Se continuó con el uso del IIII y el reloj mencionado continúa colocado allí.

Otra explicación histórica relata que un relojero suizo confeccionó un reloj para su monarca, cometiendo el error de representar con IIII en lugar de IV. El monarca mandó ejecutar al artesano y como reacción ante este hecho el gremio de relojeros decidieron utilizar el IIII en lugar de IV.

Otra sostiene que se mantuvo el IIII por superstición. El IV corresponde a las dos primeras letras de IVPITER (Júpiter en latín), dios romano. Siendo su uso para denominar a un número podría considerarse inapropiado o blasfemo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *